miércoles, 6 de mayo de 2009

Los Blacker Mascaro

Nemesio Leoncio Blacker Mascaro fue el primogénito de Leoncio Blacker Martel. Nacido en 1880, en plena guerra con Chile, Nemesio Leoncio vivió gran parte de su infancia y juventud en la calle Ilave junto a su abuela Gavina Martel.

Se han recogido diferentes versiones provenientes de fuentes orales que señalan que Gavina decidió “adoptar a la fuerza” a su primer nieto. Nemesio Leoncio, junto a su hermana Delia Victoria Blacker Mascaro, vivían en casa de su padre, quien aceptó hacerse cargo de los dos hijos naturales que había tenido con Josefina Mascaro Lozano cuando ella inició una relación sentimental con Rosendo Fernández.

Sin embargo, Nemesio Leoncio y Delia Victoria no tuvieron una vida fácil en la casa de su padre porque su madrastra Emilia León no les daba el mejor trato. Una sorpresiva visita de Gavina Martel a la casa de su hijo sirvió para que encontrara a su nieto mayor mal vestido, descuidado y dedicado a labores domésticas. Nemesio Leoncio tenía aproximadamente 7 años y no asistía al colegio. Furiosa, Gavina decidió llevarlo a vivir con ella. Delia Victoria siguió el mismo camino. A partir de este hecho, la relación entre Gavina Martel y Emilia León se deterioró por completo.

Impulsado por su abuela, Nemesio Leoncio se dedicó a los estudios. Fue alumno en el prestigioso Liceo Internacional que dirigía el doctor Germán Leguía y Martínez, y terminó la educación secundaria en el Colegio Nacional Nuestra Señora de Guadalupe. Posteriormente estudió medicina, siguió una especialización en cirugía general y se recibió en 1915 después de una larga preparación.

Poseedor de un carácter impredecible e irascible, Nemesio Leoncio fue controlado y engreído por su abuela, quien fue la persona que encaminó su carrera profesional. El llegó a convertirse en un médico reputado y formó un hogar con Irene Funes Torres, quien vivía en la calle Huari, a la espalda de la calle Ilave, en Barrios Altos.

Irene conoció a Leoncio cuando ella ayudaba en las tareas de la casa a Gavina Martel. En principio, Gavina se opuso tenazmente a la relación sentimental entre su nieto e Irene, quien era madre soltera de tres hijos. Gavina deseaba ver a Nemesio Leoncio casado con una mujer de la alta sociedad y no podía aceptar que se haya fijado en la persona que la ayudaba en las labores de la casa. Finalmente, a pesar de la oposición de su abuela, Nemesio Leoncio e Irene decidieron formalizar su relación y tuvieron ocho hijos.

En el mejor momento de su vida profesional, la muerte sorprendió a Nemesio Leoncio Blacker Mascaro, quien tenía 52 años cuando falleció el 20 de junio de 1933. Su hermana Delia Victoria Blacker Mascaro había muerto veinte años antes. Atacada por una feroz tifoidea, ella dejó de existir el 23 de diciembre de 1913. Era soltera y tenía 26 años. Ambos hermanos fallecieron en el hospital Italiano.

Después de la muerte de Nemesio Leoncio, su familia perdió totalmente el contacto con la rama Blacker León e incluso se inició una larga disputa judicial por las propiedades inmobiliarias de la familia. La madre de Nemesio Leoncio y Delia Victoria, Josefina Mascaro Lozano, contrajo finalmente matrimonio con Rosendo Fernández y tuvo un hijo, también llamado Rosendo, quien fue un destacado notario que murió sin dejar descendencia.

Foto: Anuncio de defunción de Delia Victoria Blacker Mascaro publicado en el diario El Comercio en 1913.